Episodio 6. Cómo conseguir la atención de los medios con Álvaro Romeo

Escuchar el episodio

Hoy te traigo al podcast a Álvaro Romeo un comunicador versátil y polifacético residente en Londres, muy convencido de que quien llega más lejos es el que más se atreve. Nos hablará de cómo un deportista puede conseguir la atención de los medios entre otras muchas curiosidades de la Premier League.

Todos los fines de semana dirige el programa radiofónico Estadio Premier. Además, narra fútbol para las televisiones del AS Mónaco y del Paris Saint Germain, pone voz a la Copa Davis y a la Fed Cup y colabora con la televisión del Arsenal FC. Su lema: “El que no diversifica sus ingresos corre serio peligro”.

¿Qué vas a aprender?

  • Sabrás por qué ser diferente es una ventaja antes lo medios
  • Cómo trabajan la imagen personal los jugadores de la Premier
  • Qué herramientas tiene un deportista para promocionar su imagen de marca
  • Qué debe hacer un deportista para captar la atención de los medios

Álvaro nos ha escrito además un post invitado. Nos hablará de cómo el deportista profesional debe estar más preparado que nunca, y no nos referimos solo a su estado físico… Te dejo con su post:

Sonrío para mis adentros siempre que oigo clichés del tipo “los deportistas siempre dicen lo mismo”, “sus palabras no aportan nada” y generalizaciones del estilo. No porque discrepe en todos los casos, sino porque albergo una genuina curiosidad por saber los registros léxicos o las ideas frescas que esgrimiría ese ácido crítico al ser inquirido con regularidad, entre micrófonos y cámaras, por sus rutinas laborales a la salida de su oficina.

No se desvivan recreando el escenario. Simplemente, una vez por semana, pregunten a su compañero de mesa por el jefe, la perenne avería en la máquina de café o el rumbo de la empresa. Sin micrófonos, sin cámaras y con tiempo para explayarse. No sean muy duros si los razonamientos de su compañero resultan repetitivos. Tampoco lo sean con los deportistas. . 

También se me antoja un lugar común tachar al deportista de simple e inmaduro. Para los 35 años uno de élite habrá soportado niveles de presión (autoejercida o externa) que ni usted ni yo concebiríamos, habrá enfrentado más objetivos, habrá lidiado con el éxito y el fracaso y por supuesto habrá mirado de frente al dolor. La fortaleza mental, la capacidad de resolución, la disciplina y la renuncia a tentaciones perjudiciales son obligatorios para la consecución de los objetivos marcados.

El caso de la NBA

Llegados a este punto, el asesoramiento externo (y cualificado) puede efectuar ese aporte decisivo que determine el devenir de una trayectoria deportiva. Existen corporaciones, algunas vinculadas a los propios órganos reguladores (liga, federación, asociaciones) que ofrecen al deportista respuestas para las complejidades que tendrá que afrontar en su carrera. El paradigma por excelencia es el rookie transition program (cursos de formación a novatos) de la NBA, que prepara, advierte y dota de herramientas cognitivas a los jugadores que van a debutar en una de las ligas con mayor exposición mediática del mundo. El proyecto, a punto de cumplir 30 años, es uno de los que más tiempo lleva vigente en el deporte y ofrece un surtido de programas de educación y desarrollo a todo debutante en la NBA. Su aplicación práctica es indiscutible desde el momento en que uno lee las cartulinas rotuladas que decoran las salas y que anticipan los temas que se abordarán: “lesiones”, “influencias negativas”, “entorno familiar” o alguno más estrambótico como “celos de un compañero”.

En la NBA se enseña a los jugadores a no tener celos de un compañero - Marketing para deportistas Clic para tuitear

El caso de la Premier League de fútbol

Desde su aparición en 1992, la Premier League de fútbol inglés (en la que también participan equipos de Gales) ha experimentado un proceso de modernización que, irremediablemente, iba a acercarla al paradigma de la modernidad: la NBA. En tan sólo 23 años ha pasado de ser una competición mal afeitada, mal iluminada, incapaz con los violentos y deficiente como espectáculo visual a erigirse en el Broadway de las ligas europeas. Presten atención a lo que lleva el caldero de la actual Barclays Premier League: una enorme cobertura televisiva, sueldos desorbitados y un sector de la prensa dispuesto a hurgar al más mínimo atisbo de carnaza. Los condimentos ideales para que un jugador pierda la cabeza.

Nadie pierde de vista que hay un número generoso de ex futbolistas de la Premier League que terminan dilapidando su fortuna. La fundación charity XPro cifra el promedio en 3 de cada 5. Menos apocalíptica es la PFA, que en sus estimaciones más pesimistas sitúa la cifra en torno al 20%. Datos negativos, empero. Es por ello que, al estilo NBA, la Professional Footballers Association (PFA) ofrece cursos educativos y asesoramiento fiscal a esos jugadores que lo soliciten. En cuanto a las cuestiones estrictamente financieras, desde 2011 delega funciones en Pro Sport Wealth Management, empresa que asesora independientemente además de invertir en negocios “comprensibles” y llevar al día los planes de pensiones.

Arruinados ilustres son David James (50 partidos con Inglaterra), John Arne Riise (campeón de Europa con el Liverpool en 2005 y titular en esa final ante el Milan) o Keith Gillespie (ex del Newcastle, 80 internacionalidades con Irlanda del Norte y absténgase de pedirle consejos inmobiliarios).

Un buen asesoramiento repercutirá positivamente en sus finanzas, su imagen de marca y su proyección social.

Llegados a este punto, conviene hacer un apunte. El deportista no es más tonto ni más listo que nadie. Si destaca en disciplinas lucrativas, será alguien con millones en su cuenta y muchas tentaciones a su alcance a la edad en que otros chicos están haciendo prácticas. Un buen asesoramiento repercutirá positivamente en sus finanzas, su imagen de marca y su proyección social. El consejo es perfectamente aplicable a deportistas con emolumentos más ligeros. En su caso incluso más, pues sus oportunidades son más escasas y han de sacar el máximo partido a todo lo que hagan o todo lo que tengan.

Hace poco, en uno de esos contextos distendidos que se dan después de una retransmisión de radio llevada a buen puerto, un ex futbolista que fue internacional con Suiza y zaguero de un club puntero de la Barclays Premier League reconocía que nunca agradecerá lo suficiente los cursos formativos que desinteresadamente su club, el Grasshopper, le ofreció cuando aún estaba en edad de estar pisando la facultad. Esas horas extra de economía y finanzas posibilitaron que se asomase con el pecho por delante al abismo de la retirada. En su caso fue empezar una nueva vida, en la que ahora dirige con éxito varios negocios en Londres. Su caso es el mejor ejemplo de un deportista que proyectó su carrera a largo plazo, se dejó asesorar por los mejores y suavizó su transición de deportista de élite a ciudadano.

Foto: 120601 Sixers Home Opener vs. Detroit 024 via photopin