Deportista, las marcas no son ONGs

Lo siento si el titular no te ha sentado bien. Pero no escribo artículos para que le des al like y adular tus oídos (o tus ojos en este caso). Te quiero contar la verdad, y a veces duele. Las marcas no patrocinan a un deportista por lo más o menos en forma que esté. Ya casi ni por los títulos, medallas o carreras que gane. Ese privilegio lo tienen solo los números 1.

¿Te has preguntado alguna vez por qué hay deportistas que sin ser los mejores tienen más… Clic para tuitear

La respuesta es muy sencilla. Las marcas no son ONGs y apoyan a aquellos que les devuelven más de lo invertido. Para que esta afirmación la puedas encajar bien voy a ponerte un ejemplo:

Imagina que tienes un negocio de venta de ropa deportiva y quieres apostar por el segmento de mujeres que se cuidan. Tienes la posibilidad de patrocinar a 2 deportistas. Con una de ellas obtienes x ventas de retorno y con la otra x+100. ¿Con cuál de las 2 deportistas repetirías patrocinio?

Entonces tu criterio de elección no se basa en el curriculum del deportista sino en el retorno de la inversión. Pues las marcas actúan igual. Y ojo que no quiero decir que solo hablemos de retorno económico. Puede tratarse de retorno en valores por ejemplo, pero siempre recibir más de los que se invierte.

Ahora ponte a pensar en lo que tú como deportista puedes devolver a una marca. Ya no vale con poner el logo en tu camiseta, maillot o mono.  Cada una de las razones que te voy a dar a continuación van unidas una a la otra. Es decir van por orden de importancia y sin la primera es muy complicado que se de la segunda, tercera y cuarta.

¿Qué puedes ofrecer a una marca para que te patrocine?

[wpsharely]1. Audiencia: Tu primer objetivo como deportista es ser capaz de devolver a una marca, una audiencia. Ahora un equipo deportivo o un deportista tiene más opciones que nunca de llegar a público afin masivo. Para empezar cuenta con su propio blog o web, después con las redes sociales  como Facebook o Twitter y ahora más que nunca con Youtube, Linkedin o Instagram.  No es necesario que estés en todas pero ten en cuenta que a más audiencia mayor será tu caché como deportista y más atractivo/a serás para las marcas.

2. Valores: Otra forma de captar patrocinios viene dado por los valores que desprendes como deportista. Si estás desarrollando un reto para conseguir ingresos para una causa social tus valores están claros y son patrocinables. Pero sin una audiencia tampoco es probable que consigas inversión. Para que una marca se asocie a ti o a tu equipo gracias a tus valores, debes poder dar a conocer esos valores. Si la marca tiene recursos, ella misma hará la activación del patrocinio. Por activación se entiende la comunicación, ruido que una marca haga del patrocinio que está haciendo. Es decir, cómo da a conocer a su audiencia qué te está patrocinando y por qué lo hace. Por eso siempre es más fácil que tú ayudes a la marca a comunicar esos valores. Y eso se consigue con audiencia.

3. Ingresos: O lo que es lo mismo, cuánto va a ganar una marca por patrocinarte. Cuánto más vende Adidas por patrocinar al Real Madrid o Puma por patrocinar a Usain Bolt. Por ejemplo, si una marca local esponsoriza al equipo local de baloncesto de su ciudad el tipo de retorno que busca es que crezcan las ventas de su producto. Y va encadenada a los valores, porque la marca deberá compartir lo valores de aquello que patrocina. ¿Te imaginas a un casino patrocinando a un equipo infantil de balonmano?. Y por último va asociado a una audiencia. Los ingresos no se consiguen si el deportista o equipo no tiene una audiencia a la que vender el producto que le patrocina.

4. Prestigio: El último punto a tener en cuenta es el prestigio que un deportista otorga a una marca. Es el más complejo y el que está limitado a los líderes (en su liga, competición, en su ciudad). El prestigio que otorga patrocinar al equipo de fútbol de tu ciudad ya sea el Real Madrid o el Oviedo. O al campeón de España de maratón, al campeón del Ironman de Lanzarote… Y volvemos a asociar el resto de los puntos. Deberán tener valores comunes, generar ingresos a la marca y todo ello no se consigue sin una audiencia medible.[/wpsharely]

Ahora espero que entiendas la mala leche del titula. Piensa en qué puedes ayudar a la marca a la que le vas a presenta un patrocinio.  Empieza por conseguir una audiencia. Intenta que tus valores vayan asociados a los de esa marca. Los ingresos y el prestigio ya dependen de tu capacidad de generar audiencias y de los éxitos  deportivos.